Lo dejan libre por haber confesado el crimen de custodio del INAH

admin 23 agosto, 2017 Comentarios desactivados en Lo dejan libre por haber confesado el crimen de custodio del INAH
Lo dejan libre por haber confesado el crimen de custodio del INAH

El haber confesado la muerte de su amigo, un ex custodio del INAH, le permitió a José David Flores Morales recuperar su libertad.

La juez de control Elsy del Carmen Villanueva Segura le concedió la libertad condicional por haber cooperado con las autoridades y porque presuntamente no fue el autor material del crimen.

Sin embargo, dejó en prisión al otro implicado, Juan Pablo Arrioja Osorio, señalado como el que asfixió al ex custodio.

Ambos sujetos fueron acusados de dar muerte al ex custodio, del INAH Carlos Alberto Pérez Alvarez (a) “Cabinho”, un arqueólogo que al final de su vida tuvo problemas con el alcohol.

Flores Morales se acogió a una salida alterna para no estar en prisión, ya que voluntariamente acudió a las autoridades para echar de cabeza a Arrioja Osorio, señalando que fue éste quien asesinó al ex custodio.

El se dijo arrepentido, pues no podía dormir desde que supo de la muerte del ex custodio, quién era su compañero ocasional de parranda.

Cómo informamos, Flores Morales, el 10 de agosto, fue a casa de su amigo Arrioja Osorio para pedirle hospedaje y empezaron a ingerir bebidas embriagantes.

Como se les acabó el alcohol y el dinero para seguir emborrachándose, decidieron ir a casa de “Cabinho” en busca de algo para robar y vender, pues sabía Juan Pablo vivía solo y era un adicto a las drogas y bebidas alcohólicas, como él.

Al llegar al predio del ahora occiso, en la calle 53 x 49, de la colonia Nueva Hidalgo, fueron sorprendidos por el dueño, al que sometieron y golpearon para robarle lo poco de valor que tenía.

Sin embargo, presuntamente Juan Pablo lo lesionó seriamente al someterlo y ponerle el brazo alrededor del cuello, de manera que acabó asfixiándolo.

Se retiraron y siguieron ingiriendo bebidas embriagantes y al día siguiente, cuando estaban en la calle, riñeron y fueron detenidos por la policía por disturbio.

No dijeron nada de lo sucedido en casa del arqueólogo, pues de hecho no sabían que lo habían matado, pero al enterarse de la muerte, José David se presentó a declarar y se entregó a la policia.

(En la foto aparece el ex custodio cuando fue detenido por causar destrozos e no una tienda)

Comments are closed.